:
Bienvenido, .

VERANO

Julio 2.042

Trama XI: After the Blackout (trama de transición y exploración)
Ambientación
AÑO 2.042
Durante siglos sus mundos permanecieron separados, pero eso terminó. El mundo mágico y el humano se encontraron y se desató la guerra, extendiéndose alrededor del mundo sin control. Miedo, odio, ambición...todas ellas armas poderosas. El choque entre la raza humana y la mágica resulta ya imparable. Uno por uno van cayendo, ¿quién será el primero en morder el polvo?
Últimos Temas

Ir abajo
Johan Black
Johan Black
Raza
mensajes
puntos
Alineamiento
Ocupación
Bando
Apodo
Edad
Nacionalidad
https://magicworldwar.forosactivos.net/t94-johan-black

III: LA PRÓXIMA VEZ [Pasado real] Empty III: LA PRÓXIMA VEZ [Pasado real] {06.03.18 0:30}

Nota: Esto es una historia ya bastante antigua (previa al inicio del foro on rol)  que he encontrado por las carpetas foriles y he  rescatado para plantarla por aquí,  así que probablemente haya algún fail por ahí xD

III: LA PRÓXIMA VEZ

2019


Su vista se deslizaba una y otra vez por los  titulares de aquel periódico, con una mezcla de incredulidad, desengaño e incertidumbre. Tras largos minutos en los que releyó la noticia tratando de asimilarla, dejo “El Profeta”  sobre la mesa del salón. En el titular se leía lo siguiente:

“ El joven Black  continúa en busca y captura por el Ministerio tras su matanza de muggles 3 meses atrás”

Jack caminó en silencio por la estancia con las manos en la espalda, hasta pararse frente a la ventana de la misma. Sabía que detrás de todo aquello había mucho mas de lo que parecía, y, a pesar de todas sus pasadas desavenencias conocía a su hijo, por ello le costaba creerse todo aquello. Un sonido se escucho entonces a su espalda. Se giró lentamente, como si todo ese tiempo hubiese estado esperando esa visita. Frente a él se encontraba  un hombre de unos 26 años, cabello oscuro y algo largo que en parte ocultaba sus ojos grises, con un abrigo largo y negro algo ajado. El joven Black miró a Jack con expresión algo cansada pero firme. Éste le devolvió la mirada de forma inexpresiva y añadió con seriedad:

- Me preguntaba cuanto tardarías en pasarte por aquí…

- No voy a quedarme mucho. Lo justo para dejar algunos cabos bien atados.


Jack lo rodeó, caminando aun con las manos a la espalda, para quedarse frente a él, hablándole con dureza:

- Has creado un escándalo en el Ministerio con toda esa matanza de muggles. Justo en el peor momento ahora que han descubierto a la comunidad mágica…
Cogió el profeta que había dejado en la mesa y señalo los titulares.

- No van a dejar de buscarte y lo sabes.- concluyó Jack de forma pausada y con un deje de rabia en cada una de sus palabras muy bien disimulado por su habitual frialdad. Sirius permaneció con la vista clavada en el titular del periódico largos segundos, después alzo la cabeza y su mirada se cruzo con la de su padre.
- Parece mentira que no sepas lo hipócritas que son los del ministerio, si me buscan con tanto ahínco es simplemente por lavarse las manos, quedar bien delante de los magos a los que si les gustan los muggles, cuando a ellos todos esos que…
Se detuvo un momento, apretando los puños y recordando con profundo odio todo lo que precedió  a los asesinatos por los que era perseguido.
- …maté… les importan bien poco

Jack lo miro largamente con una expresión calculadora, como sopesando todo lo que su hijo decía, sabiendo que lo referente a las mentiras ministeriales era cierto y que todo se había radicalizado últimamente desde el descubrimiento de los muggles de su mundo. El trabajaba con todos aquellos hombres y mujeres del ministerio y en parte sabia perfectamente que los asesinatos de muggles casi les satisfacían. Finalmente, hizo un esfuerzo por preguntarle algo más sin esa frialdad anterior:
- Entonces según tú te persiguen por lavar su imagen anti-muggles y usarte para ese fin.
Sirius rió irónicamente y con cierta amargura, girándose después a la chimenea de la estancia con gesto algo ausente:
- No solo es eso, Jack. Hay más detrás… mucho más. Hace 2 meses mientras estaba ya en búsqueda y captura, en una emboscada fui atrapado y llevado al cuartel general de aurores. ¿Para ser metido a la cárcel?
Pregunto Sirius aun mirando hacia el fuego, con  gesto y voz crispados al recordarlo y pareciendo ligeramente desequilibrado al recordarlo. Luego se giró a Jack súbitamente y continuó bajando la voz a un ronco susurro:
- … Para pedirme que me convirtiera en su marioneta asesina…¡¡¡ que les hiciera el trabajo sucio y limpiara según ellos a esa escoria que son los muggles!!!.- acabó por decir alzando la voz aun alfo alterado para luego calmarse un poco y decir de forma sentenciosa y con la mirada centelleante.

– Yo no cumplo órdenes de nadie.
Se hizo de nuevo el silencio en la sala, únicamente roto por la respiración algo agitada de Sirius. Su padre aun seguía demostrando aparente calma, de hecho hasta se había encendido un cigarro, cuando volvió a preguntarle de nuevo, con un ligero amago de sonrisa:
- Siempre tan tuyo. Eso te traera problemas. Aunque supongo que ya lo sabes. Dime, Sirius… aquellos cientificos muggles que la secuestraron e hicieron todo aquello… ¿no te hacen desear eliminarlos a todos?. – la voz de Jack sonaba fría, sin embargo, no era una simple pregunta vacía. Quería saber que había detrás de todo aquello que había hecho su hijo.

A eéste le estaba costando controlarse para poder responder sin dejarse llevar por la ira que le producían los recuerdos, pero finalmente logro responder de forma coherente y sin impulsos.
-  No hablamos de muggles o  magos… hablamos de personas. Y fueron aquellas personas, muggles o no, los que se llevaron a mi mejor amiga, Sarah Beltway. Debía encontrarla, pero no pude. Sólo quedaba vengarme. Y lo hice…. – volvió a girarse al fuego de la chimenea con la expresión algo ausente, pero en seguida continuo hablando. - Da lo mismo quien sea el que haga algo así. Lo que importa son los actos de las personas, y gente podrida hay en todos lados, créeme. Mi pelea era contra aquellos putos despojos, no contra el resto de muggles. Otros muchos me han ayudado este tiempo. ¿Por qué habría de juzgarlos igual?

El padre lo miro con expresión grave, sintiendose en parte satisfecho por dentro por esa respuesta, a pesar de su antigua y permanente aversión por los muggles. Nego con la cabeza y se giro a la ventana para meditar que decirle:
- ¿por qué has venido justo ahora? ¿cuales son esos cabos sueltos?
- Se que no me van a dejar tranquilo en mucho tiempo. Me buscan por dos partes, el Ministerio y los muggles, por lo mismo en teoría- dijo con sarcasmo y con cierto tono de desprecio en la voz debido a que sabia las verdaderas intenciones del ministerio. - No podría perdonarme nunca que por no tener cuidado le pasara algo a Johan .- dejo de mirar la chimenea y se puso tras su padre que aun estaba de espaldas a la ventana:

- El otro día, en un momento que pude encontrar para ir a ver a Johan, me pregunto por ti. Estaba jugando con el abuelo Rodrigo, con la snitch que le regalaste en su último cumpleaños… me dijo que si no ibas a verlo porque tú también tenias que estar de “viaje”…como yo.
Al oir esto, Jack no pudo evitar girarse muy despacio. A pesar de no ser un hombre demasiado dado a muestras de afecto, sentia debilidad por su nieto, aunque últimamente no lo veia mucho por el trabajo, lo cual a el mismo le sonaba a excusa.
- No dejes que se repita con tu hijo lo que yo hice contigo. Estate con el tanto como puedas...
Casi sin darse cuenta,  esas palabras tanto tiempo enterradas habían salido a la superficie liberando así un sentimiento de culpabilidad en el muy antiguo. Le mantuvo la mirada un rato mas y continuo hablando:

- ¿por qué me dices todo esto y adonde quieres llegar…?
Una sonrisa se acentuó en el rostro de Sirius tras estas palabras. Apenas podia creerse que Jack hubiese reconocido lo que tantos años había esquivado, el haberlo dejado de niño. Nada de eso importaba ya ahora.

- ¿Acaso no es obvio, Jack? Solo quería decirte que… a partir de ahora, me pasase algo a mi o no, cuides de Johan.
Sirius le entrego a Jack un sobre que guardaba en el bolsillo de su largo abrigo.

- Aqui esta la dirección de estos amigos que te dije. Sigue las instrucciones que vienen ahí si las cosas se pusieran peor. También hay una lista de sitios donde podrías encontrarme, así que … si en algún momento descubres que los del ministerio o la policia muggle han puesto los ojos en mi hijo…. Llevaoslos y escondedlos tu y Elannor.
Jack guardo el sobre con cuidado en el bolsillo de su chaqueta, soltando una pequeña risa jactante y mirando a sirius de reojo.
- ¿Algo más, exigente Black?
- Solo una más. No creo que por ahora la tengan en el punto de mira, pero como tu trabajas en el Ministerio, quizá te enteres de si en algún momento Maharet corriese algún peligro. Prométeme que también la vigilarás a ella.- la voz de Sirius sonaba algo nostálgica al decir todo esto, sabedor de que cada vez podría costarle más verlos.
Su padre lo miraba fijamente en silencio unos segundos tras escuchar todo aquello, comentando en tono ciertamente casual, justo después de encenderse otro cigarro:

- Así que… al final era ella…
- Siempre fue y será ella. Hay cosas que no cambian.
Tras el humo de su cigarro, Jack asintio con una casi imperceptible sonrisa en los labios.
- Tienes mi palabra, la palabra de un Black. Así que no dudes de ello ni por un segundo. Si se meten con un Black se meten con todos. Pero no podran con nosotros. “Toujours Pur”… - concluyó Jack con orgullo al nombrar el nombre de su familia, mientras el otro le devolvía la sonrisa repitiendo algo mas bajo el lema de la familia.

- Vete ya. No es seguro que pases mas rato aquí.
- Gracias Jack, nos vemos tan pronto como pueda, la próxima vez nos veremos con Johan también.
Se miraron unos segundos mas sintiendo por primera vez en mucho tiempo compenetración entre ellos. Después Sirius desaparecio, quedando Jack solo en la estancia de nuevo. Ambos sabían que se había derribado una barrera entre ellos, lo que no sabian es que esa “próxima vez” nunca iba a llegar…
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.